Protección de cultivos

Actualizado: 7 feb




Pero… ¿Qué son los cultivos? Los cultivos son alimentos como los cereales, las verduras o frutas. Y para la protección de cultivos es necesario tener en cuenta la existencia de herramientas que puedas utilizar y llevar a cabo la producción de cultivos saludables.


Algunos de estos cultivos son usados para drogas medicinales, como la quinina que contiene grandes cualidades medicinales o fibras como el algodón u otros materiales.


Protección de cultivos


En los últimos años se ha determinado que los factores imprevisibles como el clima, control de plagas y malezas, han transformado a la agricultura en una actividad retadora.


La protección de cultivos se vuelve un aspecto importante que exige a los productores que utilicen distintas herramientas para mantener a los cultivos sanos desde el momento que inicia la siembra hasta su punto de cosecha.


La primera actividad que hay que cumplir en la producción, para asegurarse que un cultivo pueda alcanzar el mejor rendimiento, es acondicionarle a las plantas un suelo con el mejor estado.


La meta es adecuar un lecho con los nutrientes correctos y con un estado que le permita al cultivo la germinación de la semilla y el nacimiento del cultivo para su desarrollo.





La protección de los cultivos también tiene su historia


Los primeros productores de cultivos en el mundo fueron los egipcios, que por primera vez usaron espantapájaros para la protección de cultivos hace unos 5000 años. A partir de allí las técnicas se fueron mejorando, sin embargo, se continúa trabajando con gran esfuerzo en la producción de cultivos para dar buenas soluciones ante ese reto.


Debido a los ataques de insectos, malezas y enfermedades, se desperdicia hasta un 40% de las cosechas en el mundo según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).


Los productores hoy en día contienen una gran variedad de herramientas para la protección de cultivos de las diferentes amenazas que puedan presentarse. En el cual muchas de ellas se usan desde hace muchos años, como también hay unas que son modernas y novedosas.


La clave es lo acertado que cada una pueda ser dependiendo de la manera en la que estas sean utilizadas, y de esta manera lograr los resultados que quieran ser obtenidos.


¿Quieres producir buenos cultivos?


Para poder producir cultivos con éxito, es necesario que se tengan en cuenta algunos aspectos como las labores durante la producción de la siembra, el sostén del tallo de la planta, fertilización, podas y enfermedades.


Además, es conveniente prestarle gran atención al cuidado especial y al transcurso durante la evolución de la planta. para que de esta manera se produzcan cultivos en excelentes condiciones.


Recomendaciones para una buena producción del cultivo:


  1. Correcta distribución del invernadero: La realización de una correcta distribución del invernadero, evitará que se generen sombras, por lo que garantizará captar la luz necesaria para el proceso de fotosíntesis. Cada uno de los cultivos deberán tener el espacio suficiente para un crecimiento y desarrollo óptimo. Es necesario recordar que en la mayoría de los casos, es conveniente optar por utilizar productos como las geomembranas, porque de esta manera los cultivos se protegerán de una forma mucho más eficiente.

  1. Vigilar el cultivo: Asegúrate de que el potencial de tu producción no se desperdicie por los descuidos que tengas, las enfermedades y plagas puede que aparezcan en el momento que menos se espere. Los hongos y la infección de insectos reducen la capacidad de fotosíntesis en las plantas y las enfermedades dañan las raíces, el desarrollo y la vida del cultivo. Además de que las bacterias se contagian de planta a planta causando daños a otras áreas del terreno. Recuerda que es importante identificar los problemas y resolverlos lo más rápido como sea posible.


  1. Uniformidad del cultivo: Para lograr la uniformidad del cultivo y que este tenga una explotación óptima, es indispensable una buena distribución del cultivo. Debes tener en cuenta el tamaño del invernadero y minimizar los aspectos del clima y riego. Pero lo más importante para lograr esto, es el esfuerzo que debe ponerse para realizar un buen trabajo y que se culmine a tiempo. Son indispensables los tanques de almacenamiento de agua para lograr la uniformidad.

  1. Optimiza la luz: Se deben evitar las sombras y para lograr esto es necesario realizarse un análisis para una correcta localización del invernadero. Se recomienda analizar los alrededores y modificar la calidad y la cantidad de luz que necesite llegar al cultivo.

  1. Optimice la temperatura: Manejar la temperatura dependerá de la estructura y el diseño que tenga el invernadero, al igual que con el lugar de instalación. Se debe considerar proporcionar ventilación e insolación, pues es necesario para mantener al invernadero en buenas condiciones para el desarrollo del cultivo, permitiendo que el aire caliente y el aire frío sea moderado de forma mecánica en el interior del invernadero.


El impacto de las plagas sobre los cultivos


La presión por insectos, malezas y enfermedades es el principal origen de las amenazas para el suministro de alimento, porque pelean con los cultivos por los nutrientes restando producción y calidad a los cultivos. Los agricultores dependen de los productos para la protección del cultivo e impedir que estas se dañen y se limiten las cosechas.

Protección de cultivos ante las plagas

Para conservar una protección de cultivos de manera saludable a lo largo de todo el ciclo de crecimiento, es indispensable mantener el suelo con nutrientes necesarios para alimentar y aportar a la planta lo que pueda necesitar.


Además la fertilidad de la tierra también influye en los nutrientes y por lo tanto en la salud de las plantas, causando carencias de macro y micronutrientes y esto influirá en la aparición de plagas.


Una plaga es el crecimiento desproporcionado de parásitos que causan daños graves a los cultivos. Y las técnicas y prácticas siguientes, permiten la inspección de una plaga y mantienen una protección del cultivo a medio y largo plazo:




Técnicas


● Abonos orgánicos.

● Policultivos y el uso de las rotaciones y asociaciones de cultivos.

● Usar extractos de plantas y minerales para el control biológico.

● Elegir variedades autóctonas más resistentes.

● Uso de enemigos naturales.


Estos productos ahuyentan y controlan a las plagas o animales, durante la producción del cultivo:


Herbicidas: Controlan las especies vegetales (malezas) que invaden los cultivos.


Insecticidas: Controlan los insectos perjudiciales.


Acaricidas, fungicidas y bactericidas: Combaten ácaros, hongos y enfermedades bacterianas.


Aparte de la protección de cultivos ante plagas, también debes considerar cómo proteger a tus cultivos ante la sequía, es por eso que en Cauchope te damos a continuación una serie de recomendaciones que te podrían ayudar.


Protección de cultivos en tiempos de sequía


Recomendaciones para minimizar el impacto de la sequía en los cultivos:


  1. Poner en funcionamiento abonos verdes, pozos de absorción, canales de drenajes, y tratamiento de cárcavas.


  1. Desarrollar sistemas agroforestales para mantener la humedad en el suelo.


  1. Reforestar las áreas próximas a fuentes o nacimientos de agua. Se sugieren especies de la zona. El aliso ayuda a mantener la humedad en el nacimiento.


  1. Construir estructuras de almacenamiento de agua por medio de pozas, cauces, aljibes o embalses de uso múltiple. Construcción de represas y habilitación de pozos.


  1. Manejar adecuadamente la postcosecha: silos, control de plagas y enfermedades.


  1. Reservar y almacenar semilla para la producción de la próxima cosecha.


  1. Manejar los rastrojos para la retención de humedad en el suelo.


  1. Usar variedades precoces y tolerantes a la sequía realizando fitomejoramiento participativo de maíz.


  1. Plantar árboles nativos alrededor de los cultivos.


  1. Añadir abonos orgánicos y verdes.


  1. Sembrar cultivos de manera escalonada.


Crecerán saludables si el suelo tiene suficientes nutrientes


El suelo es una fuente importante de nutrientes que las plantas necesitan para crecer.


Nutrientes químicos principales:


Nitrógeno (N): permite el crecimiento de las hojas, de tallos color verde y resistencia a plagas.


Fósforo (P): otorga la maduración temprana de semillas, frutos, permite la formación de raíces y resistencia a sequías.


Potasio (K): raíces y tallos fuertes, semillas y hojas gruesas ayudan a mover los nutrientes alrededor de las plantas.


Otros nutrientes también son importantes para la protección del cultivo, como el calcio, el magnesio y el azufre. Los cultivos también necesitan pequeñas cantidades de hierro, zinc, cobre, boro y molibdeno.


Calcio (Ca): esencial para la salud de las raíces, el crecimiento de nuevas raíces y pelos radicales y el desarrollo de las hojas.


Magnesio (MG): es un componente clave de la clorofila, el material colorante verde de las plantas, y es vital para la fotosíntesis (la conversión de la energía del sol en alimento para la planta).


Azufre (S): Es responsable de muchos compuestos de sabor y el olor en las plantas, como el aroma de las cebollas y el repollo.


Varios nutrientes químicos se detectan en el suelo como el fósforo, sin embargo, otros se agotan muy rápidamente como en el caso del nitrógeno.


El agricultor debe saber de la colocación de estos nutrientes para mantener una continua aplicación mientras se van produciendo los cultivos. Los suelos pobres en nutrientes pueden comenzar la producción de cultivos solo si este está bien trabajado.


El abono y el compost (abono natural hecho con residuos orgánicos), son vitales para lograr una mejor estructura del suelo, por otro lado, los fertilizantes químicos son importantes para obtener una mejor calidad de producción en el cultivo.


La forma más fácil de hacerlo es cavando un hueco en la tierra para producir y mezclar en compost, materia orgánica y abono. Debe usarse en el suelo antes de plantar los cultivos, luego de plantar agregale una considerable cantidad de abono alrededor de esta e incorporamos cada dos semanas hasta que se produzca la cosecha.



Compost para el cultivo


¿Qué es el compost? es un abono natural hecho con residuos orgánicos, como desechos domésticos, que se convierten en abono mediante un proceso de oxidación y se utiliza para fertilizar la tierra.


si se realiza en un hueco común, los nutrientes se perderán en el suelo debajo del hueco. Haz el compost en capas y agregale los restos de la cocina cada día, debe removerse en montón cada mes para que se prepare mejor.


El compost tarda de tres a cuatro meses en ponerse oscuro y listo para utilizarlo en tus cultivos. Si no tienes posibilidades de tener abonos orgánicos utiliza fertilizantes.



Abono verde los para cultivos


El uso de abono verde puede resultar muy útil como compost, especialmente las legumbres, pues estas colectan y retienen nitrógeno. Además, los árboles de vaina, pueden crecer junto a los cultivos y sus ramas pueden ser podadas y quedarse en el suelo como abono. Las plantas leguminosas más bajas pueden ser plantadas junto a un cultivo alimentario para que este mejore el suelo y le brinde protección al cultivo manteniendo alejadas a las plagas.





Los fertilizantes para cultivos


La manera más sencilla de colocar elementos nutritivos en el suelo es usando químicos o fertilizantes que contengan los nutrientes necesarios que necesite nuestro cultivo. Los fertilizantes suelen dispersarse rápidamente, por lo que se recomienda no aplicarlos muy pronto antes de la plantación.


Por otro lado, como protección del cultivo evita poner el fertilizante en un hueco cercano a una planta, ya que esto puede quemar sus raíces. Se recomienda dispersarlo y mezclarlos levemente en la superficie del suelo.


Capa de hierba como protección de cultivos


Se puede alimentar el suelo de los cultivos usando una capa de hierba o paja, la cual cubrirá y le brindará protección al cultivo y al suelo de la erosión. Además la paja y trozos de majada deberán ser expandidos y su espesor deberá ser de cuatro a seis centímetros alrededor de la planta.


Malla antipajaros


Está malla sirve como protección de cultivos en contra las aves, y está diseñada para lograr la protección de la planta durante todo su desarrollo.


● Admite el ingreso de agua, aire y luz al cultivo.

● Previenen la formación de nidos en edificios y/o monumentos.

● Evita el paso a los pájaros de tamaño considerable.

● Es resistente a los rayos UV, es ligero y fácil de instalar.



Importancia del suelo


Es necesario que el suelo contenga todos los nutrientes para el crecimiento, para la protección de cultivos, y que cuente con una buena estructura para que la planta crezca firme y derecha.


Un suelo saludable influye en el crecimiento de las raíces y por ende en la planta como se ha dicho anteriormente. En conclusión un suelo saludable es crucial para producir cultivos saludables, de lo contrario será muy difícil conseguir una exitosa producción.


El sistema del suelo


La mayoría de los nutrientes se reciclan por las raíces de las plantas y se devuelven al suelo a través de las hojas que caen de la planta.


Los gusanos, los insectos y los hongos, también alimentan al suelo con materia orgánica y lo transforman para producir humus, esto causa que la capa inferior del suelo sea oscura y tenga una buena estructura.


El humus se pierde de manera muy rápida si el suelo se deja expuesto al aire por un tiempo muy prolongado, sin ninguna cobertura que lo proteja.



Los suelos sanos son primordiales para una producción sana de cultivos


Nuestros suelos son la base fundamental de la agricultura y el medio en el que crecen la mayoría de los cultivos destinados al consumo de las personas alrededor del mundo, es por esto que si el suelo contiene buenas características, influirá en las propiedades y en la calidad de los alimentos.


Incluso proveen los nutrientes indispensables como el agua, el oxígeno, y el sostén que los cultivos necesitan para desarrollarse. Además, el suelo cumple con proteger las delicadas raíces de las fluctuaciones de temperatura.


El suelo contiene organismos microscópicos y de tamaños más grandes, que cumplen con distintas funciones vitales, entre ellas se encuentran:


● Transforma la materia inerte en descomposición.


Ayudan a controlar las enfermedades de las plantas, de los insectos y de las malas hierbas.

Mejoran la composición de los suelos de manera positiva, contribuye con la capacidad de retención de agua y nutrientes de los suelos.


Mejorar la producción de cultivos. Asimismo, los suelos sanos contribuyen al cambio climático, aumentan o mantienen su contenido de carbono.


La necesidad de mantener los suelos saludables es indispensable para realizar producciones adecuadas para el consumo de las personas. Las características de un suelo sano para una buena protección de cultivos, normalmente se nota cuando el suelo es oscuro, suave y húmedo al tacto.


Algunos consejos prácticos para la conservación de tierras de cultivo:


● Realizar un análisis del suelo para determinar su composición físico-química.

● Aplicar la dosis de fertilizante o abono orgánico.

● Reducir el uso de maquinaria y la sobrecarga animal para evitar la compactación del suelo.

● Rotar cultivos combinando gramíneas con leguminosas.

● Usar materia orgánica como abono para tu suelo.

● Realizar las podas necesarias.

● Sembrar en franjas.

● Sembrar cercas vivas alrededor de tu parcela.

● Practicar la labranza de conservación.

● Tecnificar el riego es importante para controlar la calidad y la cantidad del agua.


Productos que puedes encontrar en Cauchope:


● Las polisombras en blancas y negras.

● Las mallas de protección anti insectos y anti pájaros.

● Telas cortavientos.

● Las cercas y alambrados.


En Cauchope, puedes conseguir los productos necesarios de muy buena calidad, que te permitirán tener una producción exitosa. Te aseguramos que tus cultivos estarán protegidos de la mejor manera posible. Contáctanos.


Teléfono: +571 878 7603

Correo: info@cauchope.com

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo